Monday, October 16, 2006

Todos con el karma en la pared

En algún momento del equidistante futuro, una niña llamada Camila se compró un gatito. Era hermoso y su pelaje le recordaba a la llama del fósforo que encendía religiosamente cada vez que entraba en el baño después de que su padre saliera de una de sus "sesiones de lectura extraordinaria" (que solían durar aproximadamente media hora y en las que podían escucharse pintorescas acotaciones en las que su padre mezclaba las onomatopeyas de esfuerzo evacuatorio con los fragmentos que más lo conmovían de los libros).

Pero me voy de tema. Como el pelaje del gatito hacía que Camila pensara en la llama del fósforo, le puso como nombre "Fuego". El gato pronto se estableció dueño de la casa. Incluso llegó a destruir con sus uñas algunos libros de Paulo Cohelo, material indispensable para las "sesiones de lectura extraordinaria" del padre de Camila. Pero nadie hizo nada al respecto, el padre de Camila luego de ver los ojos inocentes del gato se limitó a decir "la vida continúa".

Fuego se movía con gracia por todos los rincones de la casa, de vez en cuando se robaba algún peluche o algo de comida y se trepaba al ropero del cuarto de madre y padre de Camila. Entonces podía escucharse a la chica desesperada gritando "Fuego, dame. Dame, Fuego". Tenía especial predilección por las cosas de color rosado, su blanco preferido era un elefantito rosa al que su dueña había llamado Dalila.

A medida que el tiempo pasaba Fuego se iba inflando por la zona abdominal y ya no se movía con la misma plasticidad. Pero Camila siempre lo miraba con los ojos del recuerdo y de vez en cuando le acercaba el peluche para que jugara. Por que aunque a veces la juventud se va, lo que queda es más importante.

Un año después, Camila cumplió quince y le dijo a su madre: "Esta noche habrá una fiesta", por lo que la madre compró un par de botellas de Gini Cola, unas papafritas y un largo vestido blanco con ropa interior haciendo juego ("por si acaso" dijo la madre y, por si acaso, no se lo dijo al padre).

Antes de que llegaran los muchachos, la niña se quedó en su casa con las amigas mientras los padres se iban a cenar y al cine. Entre broma y broma sobre los invitados masculinos, las chicas decidieron quitarse la ropa interior (por si acaso) y la arrojaron, sin quererlo, sobre el pobre Fuego que maullaba sin detenerse. El resto de la noche pasó sin más momentos memorables. Excepto esa historia que contó algún invitado sobre aquel cantante famoso que, al momento de morir, decidió convertirse al budismo porque la idea de reencarnar lo atraía mucho.

Antes de dormir, Camila miró a Fuego y pensó que eso era una tontería.

Al mismo tiempo, Fuego tarareaba para sus adentro "Una muchacha y una guitarra para poder cantar..."

12 Comments:

At 6:09 PM, Blogger Marco Pollock said...

Tomo esta oportunidad para homenajear y, de paso, recomendar el blog de Roberto Sanchez, inmejorablemente titulado "una muchacha y una guitarra"

www.unamuchacha.blogspot.com

No se lo pierdan.

MP

 
At 6:10 PM, Blogger Akumu_no_yume said...

Ese hombre tiene mas vidas que un gato.

Malcolm Meow

 
At 8:27 PM, Blogger Javier said...

Miaaaauuuuuuu

 
At 8:55 PM, Blogger Lula said...

Ay, ese gato... Che, el viejo es igual al mio, que amor...

Besotes, querido!

 
At 8:32 AM, Blogger Roberto Sánchez said...

Gracias don marco, me emociona ud che y mire que casualidad mi proximo post va de cumpleaños de quince... Entre nosotros siento un poco de envidia de Don Fuego, quizas nostalgia de un tiempo pasado... "arrancame la vidaaaaaaaaaaaa de un tiróoooooooooooon ehehehheh mi coraaaaaaaazon....

salud y uenos alimentos

 
At 11:32 AM, Blogger Lantos said...

¿qué te cayó mal de lo que tomaste ayer?

¿marco pollock siguió el ejemplo de la nico lantos expiriens y se puso psicodélico?

¿o simplemente perdió la razón?

 
At 9:21 PM, Blogger Penélope said...

jaja esto se pareció a un extraño cruce de blogs!!

lindo. simpático.

besos MP!!

 
At 11:38 PM, Blogger Marco Pollock said...

Akumu: Es cierto, hay Sandro para rato.

Javier: ¿Esa es tu opinión o estás citando a alguien?

Lula: Este texto es puramente ficcional. CUalquier similitud con la realidad es pura coincidencia. Yo no conozco a tu viejo.

Roberto: No puedo esperar a leer sobre ese cumpleaños de quince.

Lantos: Ya debería saber que la realidad y yo somos como el origen religioso del mundo y el origen de las especies de Charles Darwin: se puede aceptar una o la otra. Se puede respetar la otra, incluso. Pero no podemos coexistir.

Penélope: Los cruces no son malos, siempre y cuando no haya choques.

MP

 
At 10:11 AM, Blogger pésame said...

la vida de la mujer es un /por si acaso/

a Gra Alfano esto no le hubiera pasado.

 
At 10:14 PM, Blogger Marco Pollock said...

Pésame: Claro, Alfano no se hubiera comprado la ropa interior.

MP

 
At 6:49 PM, Blogger Jeju said...

Fuego es el padre de mi gato?

 
At 12:07 AM, Blogger Marco Pollock said...

Jeju: Puede ser, si se tienen en cuenta los ancestros espirituales de ese gato es muy probable que haya dejado una prole bastante numerosa en el mundo.

MP

 

Post a Comment

<< Home