Wednesday, August 27, 2008

La empiria y Yo (una obra muda en tres actos)



ACTO I

Nuestro protagonista, llamémoslo Marco, llega a casa después de una cita con el oftalmólogo. (Debe notarse por su expresión que el oftalmólogo era en verdad una ella y que le habló en todo momento como si fuera un niño de tres años, debe notarse también por su espresión que esto no le resultó a Marco sexualmente estimulante, y eso lo extraña). En la mano de nuestro protagonista vemos una tarjeta con el resultado del examen: apenas una mísera pizca de miopía en el ojo izquierdo. No es el resultado que esperaba.

ACTO II

Nuestro protagonista mira al supuesto vacío generado por la cuarta pared teatral y se interna en un flashback que muestra la abundante - Por no decir generosa - Por no decir excesiva - Por no decir ridícula - cantidad de pornografía (y su inmediata consecuencia anatómica) que consumió en su adolescencia. (En la expresión de nuestro personaje debe darse a entender que su "adolescencia" se prolonga hasta ese momento y no tiene intenciones de detenerse en el futuro cercano).

ACTO III

Nuestro Marco se levanta del sillón en el que no habíamos aclarado que estaba sentado y con parsimonia, casi con desdén, rompe el papel con el veredicto médico. Su expresión debe indicar que todos estos años vivió una mentira, toda una vida de miedo inútil, es evidente que hacer "Eso", como le decía su madre, no iba a dejarlo ciego. Nuestro protagonista, entonces, enciende la computadora y tipea una dirección que no llegamos a ver porque...

TELÓN

(aplausos)

3 Comments:

At 1:03 PM, Anonymous Anonymous said...

no se quedó ciego,pero... le salieron pelos en las palmas de las manos?????

 
At 5:33 PM, Blogger El blogudo said...

¿Entonces el nombre del juego "gallito ciego" no se debe a uno que se cansó de darle a la gallina, como siempre supuse?
¡Cuánto se aprende con este blog, carajo!

 
At 7:25 PM, Blogger Froteurinho do Bufarreta said...

Está científicamente comprobado que masturbarse está buenísimo.

 

Post a Comment

<< Home